Noticias

Aunque ud. no lo crea… desde Chile

Roberto Salazar Candel

Realmente cada vez encuentro que el título de la columna, al menos desde Chile, refleja cabal la sensación que me producen los sucesos salvadoreños cuando leo nuestra prensa: cuesta creerlos, parece imposible sean ciertos, especialmente cuando los responsables son personajes que se supone tienen la obligación de pensar lo que dicen o hacen, con mucha prudencia, por representar a instituciones o grupos de la mayor relevancia nacional: gobierno, partidos políticos, contraloría, justicia, legislativa, cúpula empresarial, etc. Hasta Ripley se quedaría con la boca abierta.


Por ejemplo, leer que el presidente dice que vamos bien, que el modelo es el correcto -aunque la vicepresidenta diga que el PNUD tiene razón en cuanto se ha venido aplicando un “modelo para una país inexistente”- porque pronto (no dice cómo) se va a reactivar el agro, que vendrá el auge del turismo con la nueva ley, y que creceremos ¡¡la gran meta!! al 2.5% el próximo año. Nadie le sopló que esa es una de las tasas más bajas de la región, pues ésta tendrá un promedio del 5% en donde Chile andará por el 6%, que el costo de ese pírrico crecimiento en términos de devastación ambiental es del 5% (o sea decreceremos un 2.5%), y eso que estamos en una fase de bonanza mundial. Y tampoco que con esa tasa del “modelo correcto” estamos condenados eternamente a la pobreza. ¿Será que sabrá que el objetivo central de un modelo de desarrollo es erradicar la pobreza y no sólo enriquecer más a los cuatro grandes beneficiados de siempre? O sea tampoco le soplaron, al menos en el discurso, que el objetivo es el primero. Eso explicaría que para él el objetivo es el segundo y entonces “su modelo” sí se lo garantiza a plenitud.

Otro ejemplo, cuando el mismo presidente se reúne con la misión de la Cumbre del Milenio para el otorgamiento de ayuda como país de renta media baja, y sale diciendo que el proyecto clave para el combate a la extrema pobreza es la carretera longitudinal norte. Nadie le sopló que no sirve para que caminen los descalzos porque será pavimentada y se queman las “chuñas”. Tampoco que son precisamente esos recursos en infraestructura los que hay que liberar para que vayan verdaderamente a los pobres; por ello, en Chile éstas inversiones se dan en concesiones a privados, para que así el estado pueda orientar a los más pobres los recursos liberados para suplir necesidades impostergables vinculadas a nutrición, salud, educación, vivienda o agua potable. ¿Hacer un carretera para resolver la miseria de los indigentes? A menos que sea la que los lleve al cielo o a los Estados Unidos (sin problemas en el recorrido).

O que con la ley de turismo llegarán los turistas, cuando el mismo gran beneficiado de la mencionada ley, Ricardo Poma, dijo en una declaración de prensa reciente que en El Salvador es muy complicado el desarrollo turístico por los altísimos niveles de violencia. Esto fue con ocasión de haber inaugurado el primer hotel de cinco estrellas de Centroamérica, en Costa Rica. No obstante, un par de semanas después, llega a “pedir” -¿o a exigir?- a los honorables de ARENA, PCN y PDC, junto al marido de la vicepresidenta (la misma que anda inaugurando las obras del grupo Poma en Centroamérica) que para el “desarrollo turístico del golfo” se requiere el apoyo del estado, exonerando de todo tipo de gravámenes por 10 años a aquellos inversionista arriba de los 50 mil dólares. Esto sabiéndose que el mencionado grupo se ha apropiado de gran cantidad de tierras en la zona, que ya subieron de precio, y que será otro gran negocio auspiciado descaradamente por ese estado a su servicio. Y para que Ripley no lo crea, esos representantes del pueblo dejan por fuera a los pequeños inversionistas (menos de 50 mil) que son los que verdaderamente necesitan el apoyo del estado para crecer.

Y eso mismos diputados, sólo que reducidos a los dos partidos (PCN, ARENA) y que el pueblo vincula a los tenebrosos escuadrones de la muerte -cobijados por los nefastos y abolidos cuerpos de seguridad- postergan la discusión sobre otorgar el “día en honor a los desaparecidos”. Ni siquiera la reciente muerte del gran defensor de la justicia en pro de los detenidos desaparecidos a través de Pro Búsqueda, que logró torcer la mano a los gobiernos areneros con el caso de las niñas Serrano, el santo jesuita Jon Cortina, les ablandó su conciencia. ¿Cuánto costará lograr ablandárselas, si es que la tienen? ¿O quién será el que dé la orden para que aprueben un simple homenaje por esas víctimas de tanto horror y crueldad? Es vergonzoso el actuar de estas agrupaciones políticas, nacidas del matrimonio entre militares y oligarcas: responsable de parir a execrables violadores de los derechos humanos. Y aún a estas alturas del avance democrático en la región les es imposible escapar del pasado. Siguen cuadrándose al jefe, tenga o no estrellas.

Ojalá pronto llegue el día que estos grupos espurios que manejan a las cúpulas partidarias cambien, y podamos no sólo darles un día de homenaje a los detenidos desaparecidos, sino, como en Chile, avanzar en esclarecer la verdad para hacer justicia; como único camino para garantizar que nunca vuelvan a suceder hechos tan abominables como desaparecer hermanos salvadoreños, especialmente niños. Ese será el mejor homenaje que les podremos hacer, tanto a las familias de las víctimas, como al gran defensor de los desaparecidos, el jesuita Jon Cortina. Al igual que monseñor Romero como defensor de los pobres, quien también fuera víctima del nefasto matrimonio aludido, Jon Cortina se convirtió en el gran defensor de los detenidos desaparecidos. Un verdadero Santo para purificar tanta injusticia que aún sigue sin inmutar a los cuestionados “representantes del pueblo”: un día, junto a Monseñor Romero, serán declarados próceres de la verdadera liberación de nuestra patria. Uniéndose a los grandes curas y próceres del pasado.

Y para finalizar el recorrido de los hechos insólitos de la semana, aparece el ministro de hacienda diciendo que no sabe cuánto será lo que el estado dejará de percibir en concepto de aranceles por la entrada en vigencia del CAFTA, y que cree será algo así como 15 o 20 millones de dólares. ¿Cómo es posible que el responsable de medir el costo fiscal del tratado no lo sepa y lo acepte públicamente sin tapujos? Por ejemplo en Chile, el convenio con USA implicó un aumento del 1% en el IVA, además de aumentar algunos impuestos específicos para compensar la pérdida fiscal. En Chile se sabía antes de la firma. Es un costo clave, por tanto debe saberse con bastante exactitud antes de firmar el tratado, pues resulta obvio que si no se saben los costos tampoco los beneficios. Claro, Nicolás Eyzaguirre, ministro chileno, ex economista de CEPAL, doctorado de Harvard, ex director del FMI, sí sabe de macroeconomía, finanzas y hacienda públicas. En cambio, el salvadoreño viene de ser gerente financiero de una cadena de pollos, es ingeniero agrónomo; entonces de seguro el presidente pensó que si su amigo es un profesional capaz para manejar una hacienda de pollos también lo será con la Hacienda Pública del país. Ese era el problema de mi abuelo, como nunca sacó el bachillerato creía que todos los bachilleres, independiente de la carrera que estudiaran, servían para todo. Ahora cuesta entender qué motivos tendría el agrónomo para equivocarse de “hacienda”.
Y, Aunque Ud. No lo crea, estos pequeños errores u horrores son posibles gracias... ¡¡a las benditas remesas!!

 
   

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible - SIMAS
Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268-2302 - Apartado postal A-136 simas@simas.org.ni