Noticias

Asamblea Legislativa de Costa Rica comienza a estudiarlo

La Asamblea Legislativa de Costa Rica comenzará a considerar el Tratado de Libre Comercio (TLC) de Centroamérica con Estados Unidos (CAFTA, por sus siglas en inglés) el 20 de octubre. El parlamento costarricense está compuesto por 57 diputados, de los que en la actualidad 17 están en contra del tratado.


Costa Rica y Nicaragua son los dos países que aún no ratificaron el CAFTA, que ya tiene venia parlamentaria de Honduras, Guatemala, El Salvador, República Dominicana y Estados Unidos.

Radio Mundo Real entrevistó a Grace García, integrante de la campaña “Comercio” de la organización ecologista COECOCEIBA, Amigos de la Tierra Costa Rica.

Los diputados costarricenses que apoyan el TLC con Estados Unidos provienen principalmente de los dos partidos mayoritarios del país, el Partido Unidad Social Cristiana y el Partido Liberación Nacional.

La totalidad del Partido Acción Ciudadana, tercera fuerza política costarricense, rechaza el CAFTA.

Además, José Miguel Corrales, uno de los principales representantes de Liberación Nacional, y Gloria Valerin, integrante de la Unidad Social Cristiana, renunciaron a sus partidos y se convirtieron en diputados independientes, debido a que rechazan el tratado.

García nos contó sobre el proceso que el TLC ha seguido en su país y realizó un completo análisis del contexto social, político y económico en el que la Asamblea Legislativa costarricense comenzará a analizar el tratado comercial con Estados Unidos.

“Costa Rica ha tenido una singularidad en comparación con el resto de los países de Centroamérica, en donde el TLC fue aprobado inmediatamente en Guatemala, Honduras y El Salvador, sin pasar ninguna revisión, sin pasar ningún análisis, ni tampoco una plena discusión con otros sectores sociales de esos países. En el caso costarricense lo que ha ocurrido es que desde el año pasado se han venido dando muestras de claras manifestaciones de los sectores sociales en Costa Rica, sobre todo los sectores sindicales, el sector ecologista, el sector indígena, el sector campesino que han venido dando una revisión profunda del TLC.

Uno de los principales problemas que hubo al principio fue el tema de la información y el acceso a lo que era el tratado en sí mismo por parte del Estado costarricense, para poder entonces nosotros, de parte de los sectores sociales, discutir este punto. Afortunadamente se abrió la posibilidad de obtener parte del tratado por algunas gestiones que se hicieron. Entonces, a partir de ahí, los sectores han venido estudiando y se lograron muchos estudios, discusiones, debates, personas académicas muy importantes en el país que han demostrado dar un estudio fidedigno sobre el asunto. También se dio una apertura mucho más grande de parte de los sectores a entender que la situación era mucho más grave de lo que se pensaba. Esto empezó el año pasado.

A nivel de los diputados no se había dado tampoco una conciencia de lo que pasaba afuera de la Asamblea Legislativa, con los sectores sociales, en el estudio y el tratamiento del mismo documento del tratado. El 14 de abril de este año se hizo una Cumbre Social Nacional del TLC donde participaron unas 17 organizaciones sociales, estudiantes, mujeres, ecologistas, indígenas, sindicalistas, cooperativistas, solidaristas, empresarios, pastorales sociales. En base a esa cumbre se llegó a tres documentos base que son importantes, porque es como el principio de la campaña contra el TLC de parte de todos los sectores. Uno de los acuerdos más importantes es que en el momento en que fuera enviado el TLC a la Asamblea Legislativa, por parte del Presidente de la República, que es constitucionalmente el único que puede enviar el tratado, se llamaba a huelga nacional, para poder manifestar en este caso el descontento que había con el proceso de negociación en el tratado. Ya tenemos experiencias con el TLC de Canadá y el de Chile.

Ahora, hace una semana y media, el Presidente de la República no ha anunciado directamente que va a mandar el TLC, quien lo anuncia es el Presidente de la Asamblea Legislativa, que anuncia que el tratado entra a la comisión de Asuntos Internacionales, dentro de la Asamblea Legislativa, que empezaría a dar la discusión y análisis del TLC, que tiene unas 2.650 páginas”.

Radio Mundo Real preguntó cuál es la coyuntura política y especialmente social en el país.

“Por un mandato de la Sala Constitucional, la Asamblea Legislativa tiene que abrir la discusión para aprobar o no aprobar la ley de referéndum y la consulta popular. Esa es una discusión que se viene dando desde hace más de un año, y la Asamblea Legislativa tiene que hacer la discusión plenaria, y aprobarla o no aprobarla. Esto no puede pasar de octubre y fue un requerimiento de muchos diputados que están impulsando esta ley de referéndum y consulta popular. Otro punto es que a partir de noviembre, en principio el 1 de noviembre, entra a discusión uno de los temas más importantes que en Costa Rica se ha generado, el tema del presupuesto nacional. La mitad del presupuesto nacional que se está discutiendo es para pagar la deuda interna en el país. Esto implica que en el presupuesto nacional se está dejando afuera la inversión social y sectores sensibles como el productivo o el de vivienda. El presupuesto está dedicado a pagar la deuda interna. Por esta razón, y muchas otras, ya han renunciado alrededor de cuatro ministros de Hacienda en el país. Precisamente eso demuestra la conflictividad interna del Ministerio, y la conflictividad entre el Ministerio (y sus prioridades en el pago de la deuda interna) y sectores sociales y sindicales (el sector sindical es bien fuerte en el país), y también con algunas demandas del Ejecutivo que tienen que ver con la inversión social. En noviembre entra a discutirse este tema y el 15 de diciembre la Asamblea cierra ya sus puertas básicamente.

Hace una semana exactamente entramos a campaña política electoral. El 2 de febrero son las elecciones presidenciales del país, y el tema del TLC no sólo pasa a ser un tema de discusiones entre sectores sociales a favor, porque hay gente que está a favor, sobre todo los ex negociadores del tratado y empresarios bastante grandes en el país, que se han establecido como un bloque importante, con una campaña publicitaria grande en televisión y radio, prometiendo empleos, gestionando cosas, diciendo que el TLC es bueno para todos y que es parte del progreso y el desarrollo de Costa Rica. Pero estamos los sectores que estamos en contra que somos todos los demás, que no tenemos dinero para hacer la campaña publicitaria que ellos hacen, con financiamiento de empresas norteamericanas (aunque esto no está comprobado). Pero el TLC es ahora parte de la campaña política y qué candidato está a favor o en contra.

En este momento hay alrededor de 12 partidos políticos en Costa Rica y uno de los que ha manifestado su favoritismo y su anuencia al TLC es el señor Oscar Arias Sánchez (de Liberación Nacional), premio Nobel de la Paz, que por cierto también se vería favorecido si se aprobase el TLC, porque forma parte de una de las familias que más exporta azúcar.

Lo que dice el bloque de diputados en contra del TLC es que por lo menos durante este año es imposible que el TLC sea llevado a plenario legislativo porque la agenda legislativa es la que describí antes.

Ahora las plataformas sociales en el país, que son bastante fuertes, están dando la pelea para informar a la población, en comunicar a la gente sobre todas las diferencias, implicaciones, impactos en los sectores más vulnerables, como los servicios públicos en Costa Rica (el agua, la energía y las telecomunicaciones), que se verán afectados por la apertura comercial del TLC. Estamos intentando unir más fuerzas y reunir más organizaciones en la lucha contra el TLC.

Se puede considerar que a nivel regional en todo el país hay ya grupos claramente formados en contra del TLC, que han determinado que una de las grandes acciones eventuales que se podría dar es el llamamiento a la huelga nacional. También se espera que hasta el 2 de febrero de 2006 la Asamblea Legislativa no logrará llevar el TLC al plenario. Esta es la situación en este momento.

Sí sabemos de presiones muy fuertes que ha sufrido el Presidente de la República de parte del gobierno norteamericano, de parte de los gobiernos centroamericanos que ya firmaron el tratado y de muchísimos otros sectores fuertes que han venido a Costa Rica directamente a hablar con él. Sabemos que el Presidente no había hecho caso omiso a eso. Sin embargo, el Presidente, precisamente por las dudas que tuvo hace aproximadamente cuatro o cinco meses, estableció una comisión de notables, gente con cierto nivel de formación en Costa Rica, unas siete personalidades del país. Hicieron un estudio del TLC nuevamente, recabaron opiniones y comentarios de los sectores sociales. Básicamente el estudio dice que Costa Rica puede ganar varias cosas con el TLC pero perder otras.

Una de las pérdidas más grandes puede estar, como ya dije, en los servicios públicos, estamos hablando de la privatización o apertura comercial del Instituto Nacional de Seguros, el Instituto Costarricense de Electricidad (tema energético, telecomunicaciones), los Acueductos Alcantarillados, el servicio de correo y otras instancias. Esto, por ejemplo, necesita pasar a consulta pública, los diputados y todos los que están haciendo este trabajo tienen que pasar a consulta para que las instituciones den sus opiniones y forme parte así de la discusión del tratado. En este tema la discusión en muy técnica, es parte de todo e proceso legislativo, el frente de diputados opositores al TLC hablan de que ellos como frente puedan establecer, en el marco de la Asamblea, lo que le llaman cláusulas interpretativas, mociones de orden, mociones de forma, mociones de contenido y así frenar el tratado parea que se discuta por lo menos hasta el 30 de abril de 2005.

Estamos esperando y también es una de las grandes expectativas de los sectores sociales saber quién será el Presidente de la República, se une ahora la apatía electoral, la disconformidad ciudadana con respecto a los partidos políticos existentes, el crecimiento se ha estancado, no hay indicios de que el país crezca, y encima ahora los problemas de los desastres naturales, como el huracán que azota a Centroamérica.

De acuerdo a la agenda legislativa consideramos que por lo menos este año no habrá aprobación pero no sabemos cómo reaccionarán los diputados y cómo se manejarán las presiones sobre el país para ratificar el TLC. Hasta la entrada el 20 de octubre del tratado a la comisión de Asuntos internacionales está en duda, es el anuncio oficial que hay pero no tenemos certeza”.

 
   

Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible - SIMAS
Lugo Rent a Car 1c al lago, esquina sur oeste parque El Carmen. Reparto El Carmen, Managua, Nicaragua
PBX y fax: (+505) 268-2302 - Apartado postal A-136 simas@simas.org.ni